February 18, 2008

La deuda: con o sin quita

Marzo, 2004

Mucho se habla de si la deuda debe pagarse con quita o sin quita, se habla de aislamiento del país, de represalias, de si hay buena fe o no, etc . Lo cierto es que sin esa llamada ayuda externa (que se dá “sin ver” como se usa), el país estaría hoy igual que con ella y no necesariamente peor, dado que mientras la deuda crecía el país se empobrecía . Siempre se la vió como “ayuda” a gobernantes, empresarios y bancos que se benefician con ganancias financieras, politicas y de cuentas en el exterior.

Tambien son ciertas las represalias, mecanismo inseparable de las “políticas” de los países ricos. El problema no es sólo de Argentina, es de todos los países que no se “integran” al club de los ricos, en un mundo donde la mitad de la población es indigente (los que viven con menos de dos dólares diarios según el Banco Mundial). A esta clase de pobres hay que agregar a los que sin ser indigentes están por debajo de la llamada línea oficial de pobreza, que no todos los países calculan o publican. No hay país libre de grandes bolsones de pobreza. EEUU tiene unos 35 millones oficialmente como pobres y unos 45 millones sin cobertura médica. Esta población sin cobertura médica es sólo un indicador del engaño de los níveles oficiales de pobreza.

Desde 1982, América Latina abonó casi cinco veces su deuda original y aún debe alrededor de tres veces más. El Tercer Mundo abonó seis veces y debe 4 veces más. La deuda externa Argentina creció entre 1976 y el 2002, de 7.600 a 140.000 millones de dólares, con un considerable aumento durante la dictadura militar y reprogramaciones sobre la deuda original. El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) señaló en 1992 que “durante los 80, cuando la tasa de interés era del 4% en los países industrializados, los países subdesarrollados soportaban una tasa de interés efectiva del 17%. Y esto siguió cada vez peor. Con la crisis del sudeste Asiático, Rusia, Brasil y Argentina, las tasas llegaron a niveles increíbles”. Para el Tribunal Internacional de los Pueblos es decisión unilateral de los EE.UU el subir la tasa de interés: una traición de la buena fe de contratos (1).
La deuda es el mecanismo mas “refinado” que el primer mundo usa a través del Fondo Monetario Internacional (FMI), para doblegar la voluntad de los países subdesarrollados que búscan políticas propias. El FMI es un organismo dependiente del eufemísticamente llamado derecho de veto de EEUU. El caso Argentino es claro. Malasia sin embargo, en 1997 no permitió este manipuleo y sigue vivito y coleando. Para mirar a través de este velo, basta seguir las declaraciones del ex Secretario del Tesoro Paul O´Neill, que entre otras condiciones del FMI señaló que Argentina debía terminar con el “goteo”. Con el corralito declarado inconstitucional por la Corte Suprema (valga lo que valga la Corte), parar el goteo es parar la devolución de los depósitos que ordenaban los Jueces. Es decir, el Guardian de la propiedad privada exige privar de la propiedad a los depositantes, un acto anticonstitucional, los dos pilares”, en teoría, del sistema capitalista y democrático de Argentina y EEUU, como si la confiscación de los depósitos no fuera un robo (2). Por otro lado, a los préstamos le aplican un elevado interés que la teoría económica justifica por el “riesgo” del atraso en el pago o el no pago (baja credibilidad del país), o sea es un arma económica “racional”. Ahora, el elevado interés debido al “riesgo” no es suficiente para el club de los ricos acreedores cuando la deuda no puede pagarse y exigen el pago total de la deuda. Sin embargo, fué suficiente para el depositante argentino (acreedor de los Bancos) a quién el gobierno Argentino y los bancos le aplicaron la quita a gusto y paladar al devolvérseles un valor menor al dólar de los depósitos, con atraso de meses y años, con devaluación e inflación y con las enfermedades, angustias y el hambre creado. Todo, con el agravante de la exigencia del Sr. O´Neill de “parar el goteo”. Hay que recordar que en la década de los setenta el gobierno de Nixon “abandonó” su obligación de entregar oro por dólar según el acuerdo internacional de Breton Wood que le permitía emitir billetes a gusto y paladar … pero respaldado por esa obligación.

Dentro de ese mecanismo, el FMI usa el poder de no “acordar” nuevos préstamos, como el “mensaje” para que la Banca Internacional y las Corporaciones suspendan sus préstamos y se agudize la fuga de capitales, todo lo cual ocurrió en Argentina. El deudor subdesarrollado queda atado de pies y manos y aislado de los medios financieros si no sigue las políticas del Fondo. Mientras el FMI aprobaba estos acuerdos como se hacía hasta la administración de Clinton, esta forma de manipulación no era percibida por muchos “bien” informados y menos aún por la gente.

La deuda, es una bola de nieve que crece sin parar en la “trampa de la deuda” para los subdesarrollados según, Harry Magdof en La Edad del Imperialismo, que opera a través del proceso del flujo reverso, como la “droga” de la dependencia de la deuda. “Si un país saca prestado, digamos, $1000 por año, escribió Magdof en 1969, pronto el pago del servicio de la deuda será mayor que la entrada anual del préstamo, sin posiblidades de que estos paises lleguen a tener capacidad de repagarla”(3). Cuando el país tiene dificultad para pagar la deuda, el proceso se le agrava aún más con las reprogramaciones de la misma donde opera nuevamente el aumento de los intereses. Con sus excedentes de capitales para exportar, la protección y el subsidio a su producción interna, los países ricos exigen a los subdesarrollados una mayor liberalización financiera y de comercio en esta etapa (30-40 años) de “globalización”, lo que profundiza más las desiguales condiciones de desarrollo entre países avanzados y postergados. Hasta hoy, la mayor liberalización produjo dos cosas: 1) ha aumentado el nivel de pobreza y el abismo entre ricos y pobres en el mundo y; 2) al mismo tiempo, le garantiza a EEUU incrementar más su propia deuda (primer deudor del mundo) a través del elevado déficit externo, con el que financia su alto nivel de consumo interno y de lujo (esta deuda de EEUU es otra bomba que los restantes países avanzados no se atreven a detonar).

La deuda se constituyó así, en la bomba de tiempo para los países subdesarrollados. Sólo una actitud férrea de uno o más países dependientes puede revertir este proceso, “devolver” la bomba de tiempo a sus creadores y recobrar el exceso de pagos que significa la esclavitud del capital. Claro, siempre que sea para darle una vida mas decente a la gente.

Manuel Romano
Retirado del Banco Interamericano de Desarrollo y Graduado de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Nacional de Tucumán.

1. La deuda del Tercer Mundo: Un lastre sobre las economías y Eric Toussaint, Comité de Anulación de las deudas. Datos del Banco Mundial / CEPAL (Comisión Económica para América latina, N.U.);
2. www.abusodepoder.org (Abuso de poder y Miseria Cantada -23/3/03 y Cacerolas, abuso de poder y “fiestas” de fin de año – 27/2/02;
3. John Bellamy Foster, El redescubrimiento del Imperialismo, Monthly Review, November 2002.

Comments Comments | Categories: Uncategorized | Autor: Manuel




November 2, 2005

JUICIO Y CASTIGO COMO POLÍTICA DE ESTADO

El discurso oficial sobre Derechos Humanos no pasa de ser declarativo en la medida en que el estado no adopta la decisión política de cumplir con sus compromisos internacionales y con la deuda que mantiene con el pueblo.
Así como el genocidio fue una política de estado, la lucha contra la impunidad también debe serlo.
Los avances relativos producidos en algunos puntos del país no alcanzan para ocultar la vergonzosa situación de impunidad que reina en la mayoría, como es el caso de Jujuy, Salta, Mendoza y San Martín, entre otros. Lo cierto es que la mayor parte de los genocidas que aún viven están libres. Y los que están presos tienen el injustificado privilegio de la detención domiciliaria o en unidades militares.
La política de estado que reclamamos requiere el establecimiento de entes receptores de denuncias en cada provincia, fiscalías especiales y secretarías especiales en los juzgados, destitución de los funcionarios judiciales vinculados con la dictadura, depuración de las fuerzas armadas, apertura de todos los archivos en poder del estado. El Poder Ejecutivo
Nacional debe incluir en el presupuesto partidas especiales para los juicios de derechos humanos; el Procurador General de la Nación debe impartir instrucciones generales a los fiscales para que promuevan e impulsen la acción penal; la Corte Suprema y el Consejo de la Magistratura deben controlar la actuación de los jueces.
Si la política de gestos no se traduce en políticas activas, en medidas y recursos concretos, se frustrará definitivamente el reclamo de Verdad y Justicia y de
juicio y castigo a los genocidas, incumpliendo nuevamente el estado con su responsabilidad nacional e internacional.

Corrientes, 24 de septiembre de 2005.

RED NACIONAL DE ABOGADOS DE DERECHOS HUMANOS
Mario Marturet, Ramón Leguizamón, Hilda Presman, Diego
Vigay, Comisión Pcial. de DDHH, Corrientes – Mario
Bosch, H.I.J.O.S. – María Elba Martínez, Serpaj
Córdoba – Alicia Peralta, Oscar Rodríguez y Marta
Vedio, APDH LA PLATA – Mirta Mántaras, APDH Bahía
Blanca y Neuquén – Juan Carlos Wlasic, Susana Nudelman
APDH Mar del Plata – David Leiva y Tania Nieves
Kiriacos, abogados de familiares de Salta – Alicia
Chalabe, abogada de familiares de Jujuy – Juan Rajoy y
Mariano Sáenz, Comisión de Derechos Humanos, Goya,
Corrientes – TilsaAlbani, Moira Villarreal, Zona
Norte GBA – Katia Troncoso Muñoz y Pablo Salinas (MEDH
Mendoza) – Laura Figueroa, abogada de DD HH
Tucumán – Sara Cánepa, abogada de familiares de La
Plata – Antenor Ramón Ferreyra (APDH Sgo. del Estero)
-Asociación de Ex Detenidos Desaparecidos, LIGA
ARGENTINA POR LOS DERECHOS DEL HOMBRE.-

Comments Comments | Categories: Uncategorized | Autor: Manuel




March 23, 2003

Abuso de poder y Miseria cantada: economía y/o economistas y políticos?

Abuso de poder y Miseria cantada: economía y/o economistas y políticos?
La pobreza es como los viejos: con sus años, han visto muchas cosas

el corralito selló el hundimiento de la mayoría del país, la destrucción del país. Hasta hoy me desayuno con semejante desastre, en la etapa de los que se vayan todos. Una de las etapas más deplorables de la historia oficial. Ha sido caracterizada como tal?

Entre octubre/01 y mayo/02 hundieron en la pobreza a nada menos que 5.2 millones de argentinos y el índice de pobreza del país se elevó al 54.7% (Daniel Gallo, La Nación). De mayo a octubre, 5 meses después, hundieron a otros 2 millones: 7,3 millones de pobres en un año, 600.000 por mes, casi 21 millones de pobres en total, 6 de cada 10 argentinos (Ismael Bermúdez, Clarin). Y Claudio Lozano (CTA): si mantenemos el rumbo actual, el país finalizará el año con el 65,1% de la población en la pobreza (La Nación).

Con el deterioro del pais, el corralito tenía que traer un desastre como éste. Es algo cantado por el sentido común y por la economía, disciplina de “análisis” basada en supuestos y olvido de realidades. Un estudiante de economía sabe que con años de recesión y de aumento de la pobreza reventaban la clase media y baja. Es natural “olvidar” esto? En tales condiciones, aún “olvidando” la fuga de capitales, el asalto a los depósitos en poco tiempo deprime más las actividades medianas y pequeñas, trae cierres, quiebras y el aumento del desempleo en todos los sectores de la población. Resultado: la miseria y sus secuelas, que se percibirán por años. Este uso de la economía es renegar del medio. Es una traición. Un abuso sin igual a la siempre desamparada mayoría.

hace más de 200 años, el “padre” de la economía“tenía muy claro: bajo el término necesidades comprendo no sólo aquello que demanda la naturaleza humana sino aquellas cosas que por normas sociales de decencia se hacen necesarias a los estratos más bajos de la sociedad” (1)

El deterioro económico-social de algo más del último cuarto de siglo tiene muchas causas y a los modelos económicos errados les corresponde una parte superlativa dijo el Ministro Lavagna, sin mencionar el suyo, que no difiere de los de años atrás. La pobreza no entra en los modelos ni en sus diseñadores. Si sobra bien y si nó, el derrumbe total de hoy. Academia y polîticos eluden definir la naturaleza de este desastre, pero discuten la pobreza como un número, la consideran elevada y el Ministro cuestiona la inclusión de esparcimiento, turismo y arreglo de autos. Piensa que los pobres no tienen derecho ni pueden tener esas cosas? Irónicamente, antes del corralito, los 7 millones todavía no eran pobres, estaban por encima de la linea de pobreza. Ni toleran que el derecho humano es a una vida decente, no a necesidades mínimas.

la transparencia es el peor enemigo de la “democracia”

La pobreza no entra en los modelos pero sí en el lenguaje diario, con el adorno de términos vaciados de significado como las instituciones del país. La gente tiene “libertad” pa’ decir lo que quiera (aunque hasta por hái nomás), pero no pa’ comer. La gente es “democrática”, “vota” (por ley), pero la “democracia” o “gobierno del pueblo”hace exactamente lo que no dice. Lo hizo con el corralito, el corralón, la pesificación, actos ilegales de violación de la tenencia de la propiedad, el derecho a su uso y usufructo, y de abuso de la buena fé de la gente y del acto legal del depósito. Disfraza la mentira, el engaño y el robo con eufemismos como “libertad”, “democracia” y “mensajes” como: “Fortalecidas sus instituciones, recuperada su economía, inserto nuevamente en el mundo, el país avanza hacia las elecciones del 27 de abril, muestra más que evidente de que la democracia está a salvo” (del Presidente a la Asamblea Legislativa). Y sin devolver el valor real de los depósitos, le pasa la pelota al nuevo “gobierno” con “democráticas elecciones”. Esta “malversacion” de la lengua también se dá en el resto del mundo.

Buenos Aires tierra hermosa, Nueva York glorioso pago, casas más, casas menos, igualito a mi Santiago … (chacarera)

Sean los pobres, más, o menos, no pueden negar que en menos de un año metieron a Argentina en el pelotón de países de mayorías pobres e indigentes, que degradaron su propio país, que esto no se arregla de la noche a la mañana. Es irreversible por muchos años, y más todavía, cuando “cav(b)allos educados” (economistas, comentaristas, políticos) siguen “arreglando” el país con las mismas fijaciones con las que lo hundieron, e “ignorándolo”. Para peor, se hizo en un granero con ‘capacidad de producir alimentos para 300 millones de seres’ (El modelo perverso, Edmundo H. Romano, con motivo del último Congreso Nacional de Economía, Tucumán, La Gaceta).

No obstante, como el diablo de Martín Fierro, a diario la pobreza le recuerda a los pobres, que para el abuso de poder, ellos son los postergados de siempre, ellos son el ‘blanco’ del robo de sus ahorros, sueldos, pensiones y jubilaciones, ellos son los robados con la inflación, la devaluación, la dolarización, la pesificacion y la destrucción de sus fuentes de trabajos, la fuente de vida.

hay cientos de pueblos igualmente caídos

Es necesario recordar que la miseria se dá en más de la mitad de la población del mundo y que en más de 500 años de adelantos del capitalismo, hay cada vez más pobres al lado de más riqueza. El Presidente del Banco Mundial James D. Wolfensohn dice: “hace unos meses alcanzamos 6 mil millones de personas en el planeta. 3 mil millones viven con menos de 2 dólares por día. 1.2 mil millones con menos de 1 dólar por día. 1.5 mil millones no tienen agua limpia. 2 mil millones no tienen medios sanitarios. 2 mil millones no tienen energía. Quiere decir, sencillamente, que la división entre los que tienen y los que no tienen, es significativa. Y en años recientes, la diferencia entre ricos y pobres ha venido aumentando, no disminuyendo, tanto entre países, como dentro de los países” (www.govtech.net/magazine/visions/ feb00visions/worldpoverty.phtml).

Lo cierto es que midan como midan, comparen como comparen, los 3 mil millones de pobres del Banco Mundial no incluye los bolsones de pobreza (cuarto mundo) de los países ricos ni a los pobres de “más” de 2 dólares diarios de los demás países, con servicios degradados de salud, vivienda, educación, etc. EEUU, por ejemplo, oficialmente, tiene más de 30 millones de pobres de todo tipo y más de 40 millones sin seguro médico.

removieron el piso y tiraron al pozo, de golpe, a más de 7 millones de seres

Como tal, este masivo degradamiento sólo lo destacaron hasta hoy en Argentina, en carne propia, las desgarrantes protestas frente a las lujosas vidrieras bancarias, marchas y las innumerables muestras solidarias de los mismos caídos. Tambien lo destacaron como tal en el exterior: “La pobreza argentina es récord en América. Aporta un tercio de los nuevos pobres de América Latina y el Caribe. La Comisión Económica para America Latina (CEPAL, NU, Chile) pronostica además que el país volverá a ser este año la principal usina de pobres de la región … constituye un caso excepcional en la región” (La Gaceta); “La situación en la Argentina es muy preocupante, especialmente porque el desplome se produjo en un lapso muy corto” (Organización Mundial de la Agricultura y la Alimentación / FAO a Clarín); “Argentina ha visto el derrumbe social, junto al mayor default soberano en la historia, que para el neoliberalismo es equivalente al colapso del comunismo en la Unión Soviética” Perry Anderson, Universidad de California /UCLA, London Review of Books /Visiones Americanas (Página 12).

sólo los pobres saben lo que les pasa a diario y que, públicamente, a diario se ignora como si fuera natural

Semanas antes de cumplirse el primer año de los “32 muertos en democracia” (Martin Granovsky, Página 12, 20/12/02), lo vivido por semejante abuso obligó tambien hacer conocer la desnutrición en su crudeza y la muerte de niños, lo que no es nuevo ni son sólo niños. En el mundo, “Cada cinco segundos muere de hambre una persona, pero el problema puede solucionarse porque hay alimentos para todos” (James Morris, Programa Mundial de Alimentos, N.U. Página 12). Acaso no pasa como natural la hambruna permanente en países de Africa? y en la región, en Haiti? Acaso no pasa como natural el diario derroche de riquezas y de bombas de las avanzadas “democracias” que invaden, matan, destruyen y dejan más miseria por donde vayan, como hoy en Irak? Acaso con sus 500 años de avances el capitalismo podrá o querrá eliminar lo que pasan como natural?

Según el Prof. José Carlos García Fajardo, “el Informe del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) de 1998 demostró que con 40.000 millones de dólares anuales, durante diez años, sería posible erradicar el hambre, dar educación básica, cuidados sanitarios fundamentales y … Demostraba que en el año anterior se habían gastado, tan sólo en EE.UU y en Europa, mil veces más dinero en alcohol, tabaco, cosméticos, alimentos para animales de compañía, armamentos y drogas. Las cifras eran impresionantes: 400.000 millones de dólares se blanqueaban cada año en los bancos del norte mientras los gastos militares superaron desde ese año los 800.000 millones de dólares” (ONG Solidarios, Centro de Colaboraciones Solidarias / nesemu@lander.es).

Puede ser “natural”, sin que venga de natura, el despiadado razonamiento de convidados de piedra de la economía: “Un hombre nacido en un mundo ya adueñado, si no tiene la subsistencia que debe tener de sus padres y si la sociedad no quiere su trabajo, no tiene derecho a una mínima porción de alimentos, y de hecho, no tiene derecho a existir. En el festín de la naturaleza no hay lugar para él” (Thomas Malthus, 1766/1834) (2). Pero no está bien que se escuche … gurisito piernas flaaacas, barriguita de melooon, donde hay taaantas vacas gooordas, no hay un charqui para vooos (Camino de los quileros, Pájaros de Piedra, Osiris Rodriguez Castillo, Uruguay, impresión Argentina de1974, después de muchos años; o: … comer uma vez por dia nao tem importancia, e até um bom preceito de elegancia (O que menos importa, D. Filipe-L. Cilia, Angola).

Es natural que los tres poderes, seguidores y partidos, habiendo aprendido a costillas del pueblo a conjugar yo atropello, robo, asalto, engaño, violo, hayan venido conjugando al unísono hasta hundirlo, con el sello impreso de la “democracia” que desde los años 30 se instaló en el siglo del una vez prohibido Cambalache. Queda sólo revivir las horas de un tiempo que pasó con este pasaje de la Vieja Serenata?

desocupados marchan “contra el hambre y la desnutrición” … resistiendo los desalojos …

Creo haber dicho en Cacerolas, abuso de poder y “fiestas” de fin de año* de febrero 2002: “La cosa ‘ta mal y va pa’ peor …”. Asi como las lluvias y las inundaciones no vienen simplemente porque se les dá la gana, hay demasiadas razones para muchos más despelotes de los que se dieron en el país, los que no terminaron con el triunfo (moral) del juicio nacional que hasta hoy se ganó el Defensor Nacional del Pueblo, despelotes que seguirán.

Sin embargo las protestas, los comedores comunitarios, las fábricas recuperadas de patrones idos, las asambleas de barrios y solidaridades de todo tipo que frente a la miseria crean pacíficamente los caídos, dicen claramente que el pueblo, por sí, puede construir algo mejor. Y hará más si la honestidad y la capacidad silenciosa contribuye desde cada puesto de trabajo, oficina, centro de estudio, universidad, poniendo al descubierto, por todos los medios posibles, las tantas formas con las que el abuso de poder roba y se enriquece, miente y engaña, usa, abusa y viola la buena fé de la gente, pública y privadamente, legal e ilegalmente.

Manuel Romano, Marzo, 2003 / info@abusodepoder.org

* Cacerolas, abuso de poder y “fiestas” de fin de año, puede leerse en www.abusodepoder.org

(1) Adam Smith (1723-90), Vol. 2, Bk. V. Ch. II.Pt. II, Art. IV – 1961:400). Lars Osberg, ISER
(Institute for Social and Economic Research)

(2) Ensayo sobre población, 1803. Cita, John B. Foster, Ensayo sobre población a la edad de 200
años, Monthly Review, 12/1998)

Comments Comments | Categories: Uncategorized | Autor: Manuel




February 27, 2002

Cacerolas, abuso de poder, y “fiestas” de fin de aÒo

Cacerolas, presidentes y violaciÛn de los derechos humanos: lleguÈ al paÌs dÌas antes del “cambio”, viendo las colas de rostros frustrados en los bancos, reflejo de los abusos de poder que a diario violan sus derechos. Ni pensar en cacerolas, llegaba de visita. Y menos despues, que “cacerolas” junt·ndose camino al centro de Buenos Aires traerÌan al dÌa siguiente la salida de de la Rua. Viendo hacia atr·s, Èsta era la misma gente que desde la nunca olvidada dÈcada de los 70, aprendÌa a enfrentar la inflaciÛn y otros despojos, corriendo en b˙squeda de dÛlares y despuÈs de plazos fijos. Con el tiempo, el aprender se plasmÛ en la “verdad” del sistema bancario. Aunque a las cacerolas se hayan agregado saqueos y grupos dirigidos como decÌan los medios, fuÈ obvio el peso del ruido y todo lo que pasÛ despues. La caÌda en el caos y el caos actual, muestra ineptitud y el engaÒo de la llamada democracia. En dos semanas, 5 Presidentes m·s. SÛlo Puertas, el Primero, era legal, se le antojÛ no “ser” y quedÛ nom·s sin que lo toquen. Puede ser? La Legislativa designÛ al Segundo, que quiso ser popular y en una semana su partido se encargÛ de que volviera el Primero. Puertas, como no hay primera sin segunda, trajo al Cuarto por 48 horas y la Asamblea designÛ al Quinto.

Cacerolas y autarquÌa: la autarquia no estuvo en la mente de las cacerolas (sÛlo querÌan su dinero), ni en la de los Presidentes que siguieron. Las cacerolas fueron aprovechadas para instituir un moderno golpe de estado en “democracia” y dentro de la globalizaciÛn. No puede pensar en autarquÌa un paÌs sin lÌderes y menos, sin recursos (hoy sÛlo queda el recuerdo .. de los recursos que la guerra dejÛ al paÌs en los 40). El recuerdo de esos aÒos de Argentina entre los diez primeros paÌses seg˙n el ingreso por habitante, pasÛ al de los preocupantes niveles de desnutriciÛn en los niÒos y del desabastecimiento de los hospitales de los 70, que nada envidian a los elevados niveles de desempleo, extrema pobreza y violencia social con que el paÌs llegÛ al nuevo siglo. La polÌtica de liberalizaciÛn del comercio de los ˙ltimos 30 aÒos se “ocupÛ” de desplazar las pr·cticas proteccionistas y de sustituciÛn de importaciones, que, no obstante sus males o las lentes con que se miren, trajeron la industrializaciÛn, el aumento generalizado del empleo y el mejoramiento social de la RegiÛn. Argentina al menos, debe recordar a Raul Prebish y a la ComisiÛn EconÛmica para AmÈrica Latina (CEPAL, Naciones Unidas) de entonces. El proteccionismo, sin embargo, sigue siendo el caballito de batalla de los paÌses desarrollados. Basta seguir las discusiones del bastiÛn de la globalizaciÛn, la OrganizaciÛn Mundial del Comercio.

Repercusiones mundiales y cacerolas: el proceso argentino es una devaluaciÛn m·s entre los vaivenes devaluatorios vecinos. PolÌticamente, es dificÌl que otros paÌses de la region intenten seguir este camino. No hay que olvidar la “salida” de RodrÌguez Sa· (Segundo) cuando hablÛ de suspender el pago de la deuda, y de Duhalde (Quinto), que cambiÛ de lenguaje desde el comienzo, no obstante sus posteriores desmanes populistas. SÌ vale recordar, las olas de protestas, saqueos y cortes de rutas en la regiÛn y que, como las de Argentina, son anteriores a las cacerolas. Para el resto del mundo, es la acostumbrada “crisis” financiera de los grandes bolsillos, el temor de no cobrar. “Crisis financiera”, es eufemismo, la gente no debe llamarle asi. Todo es fabricado, todo es eufemismo, para lo que el inglÈs es la lengua maestra y un ingrediente de peso en la deformaciÛn cultural de toda ciudadanÌa. SÛlo las capas pobres y medias del mundo tienen crisis reales. Basta observar la gran discrepancia de ingresos entre ricos y pobres, que con la globalizaciÛn es cada vez mayor, con m·s pobres y que, como al viento, nadie la puede parar.

La cosa ‘ta mal y va pa’ peor: la historia vuelve a repetirse, varios tipos de cambios mas cambio “libre”, inflaciÛn y depÛsitos confiscados valiendo ya menos de la mitad. Las medidas resultaron peores que el mal que atacaron las cacerolas. Y ser· peor a˙n si r·pidamente no se ajustan a las condiciones (lo que exige EEUU, a travÈs del Fondo Monetario por supuesto) y si no devuelven el dinero real que pusieron los ahorristas y dueÒos de salarios oficialmente depositados. Es “ley” econÛmica que los gobiernos no siguen: mayor poder de compra durante una recesiÛn. El dinero debe ponerse en manos de las mayorÌas que son las que lo gastan con mejores y m·s r·pidos efectos econÛmicos y sociales (panaderÌa, carnicerÌa, almacÈn, verdulerÌas, vestido, supermercados, etc.) que en las “compras” forzadas de casas y autos nuevos de las medidas actuales. Pero el abuso de poder sÌ garantiza a las minorÌas la seguridad de sus excesivos dineros, que a su vez no se vuelcan en m·s compras en perÌodos de recesiÛn.

Y la “economÌa” no da pa’ m·s: sin embargo, con aÒos de recesiÛn y dilapidaciÛn, y la economÌa peor todavÌa en los ˙ltimos dos aÒos, los gobiernos siguieron endeud·ndose y cuidando el empate de 1 a 1 de peso y dÛlar. En la jerga internacional, cumplir las condiciones, significa prÈstamos (aunque toma meses y muchas aspirinas). Dados los prÈstamos y sin “ver” como se usan, gobiernos, bancos centrales, corporaciones y organismos internacionales, sÌ se mantienen al dÌa con los vencimientos, conocen cu·ndo el paÌs tiene que pedir m·s para pagar su deuda, particularmente, sabiendo que la economia no da pa’ mas. Ya al comenzar el 2001, el gobierno sabÌa que se le cerraban las puertas prestamistas por no cumplÌr con sus obligaciones y que “alguna” medida tenÌa que tomar. De haberse dedicado en serio de la Rua (o Menen antes) y bregado por cumplir esas condiciones desde el comienzo, ya podrÌan haber firmado los prÈstamos necesarios para posponer el corso por uno o dos aÒos m·s, sin quitarle la ‘paz’ a las desprotegidas familias de quienes se burlan desde hace m·s de 30 aÒos y sin ahondar m·s la recesiÛn.

Hay muchas cosas que no se dicen: por Carta Org·nica, el Banco Central (BCRA) es el regulador, supervisor y “contabilizador de ˙ltima instancia” del sistema bancario y financiero. Por estas funciones siempre sabe (y por ende, el gobierno tambien) lo que el sistema bancario tiene y lo que hace con los dineros de los depÛsitos. Pero no lo dice. Tampoco dice que el temor al despojo es la ˙nica razÛn de las corridas y el p·nico, que Èstos no son fenÛmenos de generaciÛn espont·nea, que empiezan cuando la gente termina de aprender que los que controlan, regulan y aprovechan sus dineros, vienen escondiendo “sus errores”, y que cuando no pueden m·s, sÛlo dejan el tendal. Por eso el gobierno, cuando llega al borde del abismo, usa el recurso m·s f·cil: controlar la extracciÛn de los depÛsitos de los que no tienen protecciÛn, reconocer la conocida incapacidad de pago, y con esos engaÒos, provocar la CORRIDA de esa gente, el PANICO. QuÈ podÌan hacer las cacerolas, sin poder “usarlas” y despojadas de sus depÛsitos? Esta vez SE JUNTARON. El gobierno se engaÒÛ a si mismo, pero no a las CACEROLAS. Con las medidas posteriores vino el desempate de m·s de 2 a 1 de peso y dÛlar hasta ahora, y la clara decisiÛn, hasta ahora tambiÈn, de no devolver el dinero real que puso la gente.

La gente es engaÒada porque no tiene medio de saber como maniobran las instituciones, pero sÌ presiente y aprende: el Banco Central tambien sabe lo que hace el gobierno, por eso, cuando dice (al igual que la academia, los especialistas y los medios) que “los bancos no pueden hacer frente a las corridas”, lo hace para evadir y esconder las verdades que no dice: que despuÈs de aÒos de engaÒo y dilapidaciÛn, el gobierno provoca la corrida y el p·nico para confiscar a los que no pueden salvarse; que bancos y financieras deben mantener obligatoriamente cierta liquidez (un % de los depÛsitos) adem·s de que a diario cobran sus prÈstamos a˙n con las dificultades de pagos de una recesiÛn; que cuando se “saca” mucha plata de los bancos y la liquidez y las reservas “bajan”, el BCRA debe intervenir (como hizo el Banco Central de Uruguay, paÌs que “canaliza” la salida de dineros de Argentina, con los Bancos Galicia y Comercial frente a la salida de millones de dÛlares); que hay bancos que “retienen” su mercaderÌa, el dinero, como la mercaderia de cualquier otro acaparador, maniobran las fugas de capitales, salvan los dineros de importantes clientes y empresas, especulan con los depÛsitos y otras maniobras, lo que termina en lo que la jerga llama “drenaje”; que este drenaje o salida de capitales es un proceso que viene de mucho antes de la firma del decreto para la corrida, y que la Carta Org·nica no diÛ autonomÌa al BCRA para que se quede de brazos cruzados. Tampoco se la diÛ para que “preste” a su gobierno para el despilfarro y a bancos (redescuentos) y reduzca sus reservas, que, como los bancos, tiene obligatoriamente que mantener. Se la diÛ para “preservar el valor de la moneda y propender a la estabilidad del sistema financiero”, no para desbordarlo. CÛmo no van a darse las grandes colas, protestas y dem·s manifestaciones que siguen viÈndose por todo el paÌs, si gobierno y sistema financiero juegan con los depÛsitos y las leyes?

Parece entonces que hay razones: para que en las soÒolientas reuniones del congreso sobre la ley de emergencia, la Diputada CarriÛ hable de redescuentos del Banco Central a bancos que fugan dinero a travÈs de “cuentas negras”, hable de 40 empresas, de bancos cuyos deudores son ellos mismos y dÈ nombres como Escasany, Perez Compang y otros; para que otra Congresal pida la repatriaciÛn de los depÛsitos (en el extranjero) de congresales y otros con cargos p˙blicos; para que Diputados cree la comisiÛn que investiga la fuga de capital y los procesos y metodologÌas de las maniobras del sistema bancario, la reducciÛn del n˙mero de depÛsitos y de las reservas del Banco Central, etc.; para que Jueces (como Servini de CubrÌa, Oyarbide, Ballestero, BergÈs) ordenen detener a los “dueÒos” del Banco General de Negocios, allanen bancos incluyendo al Banco Central y requisen documentaciÛn, secuestren 6 camiones blindados cargando sacas de dinero de un banco cÈntrico a altas horas de la noche, prohiban que ejecutivos bancarios salgan del paÌs y llamen a testificar a conocidos individuos y muchos otros, todo, para investigar la fuga de millones de dÛlares, funciones que “parecen” corresponder al Banco Central; para que una ONG, Poder Ciudadano, ofrezca cursos a la ciudadanÌa para que Èsta se prepare para “participar” mejor en el diseÒo institucional para el cambio; para que se lea en los diarios que casi se duplicÛ el dinero que se “deposita” en el antiguo sistema del colchÛn, en vez de en los bancos…

Para el abuso de poder, la transparencia es peligrosa, las evasiones y eufemismos no: por eso, a esos fenÛmenos les llaman “corrida”, “problemas de liquidez”, “crisis financiera”, “todos debemos pagar”, “flexibilizaciÛn” y dem·s, eufemismos que se usan como papel higiÈnico, para disfrazar el engaÒo y el robo (que no puede legalizarse) de mantener cautivos y reducir el poder adquisitivo (impuesto a la corrida?) de los salarios de trabajadores y de los depÛsitos de ahorristas, jubilados, pensionados, enfermos e incapacitados y de fondos de pensiÛn. Es un atropello abierto, sin un recoveco legal de justificaciÛn. Basta preguntarse: cÛmo puede el Estado oficializar el depÛsito de los salarios y luego prohibir su uso, y los bancos no entregar el dinero a los depositantes cuando hacen cola bajo la ley; cÛmo puede el gobierno decir que “mantendr· el valor adquisitivo que la gente puso”, y pesifica a 1.40; cÛmo puede decir el gobierno que el billete verde “no esta” y lo “pone” para reducir la cotizaciÛn del dÛlar y despuÈs para el cambio “libre”; que pasÛ con los millones de dolares que mantenÌan a diario el 1 a 1; cÛmo puede llamarse “flexibilizaciÛn” al uso de los depÛsitos vÌa “compras” forzadas (casas y autos), con pesos de menor valor y otras limitaciones; cÛmo pueden “garantizarse” nuevos depÛsitos en dÛlares cuando no se devuelven los depÛsitos “pioneros” que dieron fÈ al sistema del dÛlar y del plazo fijo…

Si se dan “cosas raras” en otros paÌses, porque nÛ en Argentina: el abuso de poder no es extraÒo a la gente de cualquier Època y lugar del mundo. Lo hacen diariamente empresas y gobiernos, con distintos tamaÒos y envases y en diferentes aspectos de la vida diaria, pero con el manoseo de un com˙n denominador, gente sin medios para protegerse (lo dijo el Secretario de la Presidencia AnÌbal Fernandez: “.. hemos engrupido como a chicos”.. a los que confiaron en el paÌs. La NaciÛn, 1/2/02). En quÈ paÌses no se dan esta cosas raras. Valga comparar EEUU con nuestro paÌs, hasta ahora considerado en EEUU como el “niÒo ejemplar” de la privatizaciÛn. Ambos tienen sus regulaciones desmanteladas. En EEUU se lee sobre el caos argentino, el abuso a los depositantes y la corrupciÛn, y en Argentina, sobre las maÒas de ENRON (inflar ganancias, esconder pÈrdidas, ..) y su relaciÛn con su auditor externo Arthur Andersen (de 9 mil millones de dÛlares de ingresos en el 2001 y 85.000 empleados en 84 paises). En ambos casos, el desenlace final se produjo despues de varios aÒos de engaÒos, hasta que no se pudo mas. Tampoco es curioso que junto a lo de ENRON se lean “cosas parecidas” sobre Global Crossing (tambien con intereses en el paÌs) y otros m·s. El gobierno en Argentina cautivÛ los depÛsitos y hasta ahora se esfumÛ m·s de la mitad del poder adquisitivo de los llamados depositantes. Con ENRON, se esfumaron los dineros de los llamados inversores y los ahorros en fondos para el retiro de unos 20.000 empleados suyos (sin incluir otros fondos) “cautivos” en las acciones de ENRON, cuyo “poder adquisitivo” se vino al suelo con su estado de bancarrota. Mientras en Argentina se benefician los privilegiados, la gesta de ENRON enriquecÌa a sus ejecutivos y altos empleados, que adem·s vendÌan sus acciones “antes” de dejar el tendal. ENRON en EEUU contribuyÛ tambien a las campaÒas electorales de tantos funcionarios de gobierno de presidente abajo, congresales y otros, que la editorial de Hartford Courant de Connecticut dijo: encontrar un politico no “contaminado” por los contactos de ENRON, es como buscar una aguja en el pajal.

Llamar a las cosas por su nombre: requiere un serio an·lisis sobre lo que el sistema bancario tiene y “hace” con los depÛsitos de la gente, en quÈ y cÛmo los “invierte y usa”, y cÛmo las “actividades se compatibilizan” con las responsabilidades de los bancos, del BCRA y del gobierno frente al paÌs. SÛlo una clara base de informaciÛn completarÌa el escenario de engaÒo en que vive la gente en la etapa argentina de la privatizaciÛn y del desmantelamiento de las regulaciones.

No obstante el “ruido”de las cacerolas, el abuso siempre distribuye mal el costo de los “errores”: los privilegiados se benefician con la fuga de capitales, la pesificaciÛn de las grandes deudas, compensaciones con bonos a los bancos, la posibilidad de que en la renegociaciÛn del gobierno con sus acreedores externos incluya las deudas en el exterior de las empresas privadas o les facilite seguros de cambio (no debe olvidarse que en la llamada crisis de la deuda externa de la regiÛn en los 80, los gobiernos terminaron estatizando las deudas privadas). Una vez hecho, todo es a costa de los contribuyentes, m·s endeudamiento (futuros contribuyentes) y las pÈrdidas de los millones de ahorristas que siempre corren. A esto le llaman “transferencias” (la ley de la selva del abuso de poder).

Frente a los “once viernes” y al “otro viernes de protesta de las cacerolas” con el apoyo de m·s puestos de hamburguesas y panchitos, a las montaÒas de reclamos jaqueando a la justicia y a las acciones de San Luis y de la DefensorÌa de la Ciudad de Buenos Aires que ‘vuelven a ser tema de la corte’, se observa la tenacidad y gran resistencia de las cacerolas y el nivel de sus reclamos por la devoluciÛn de “lo” que les pertenece.

Los Depositantes son en gran parte gente de trabajo, jubilados, pensionados y otros que viven de ingresos fijos y sin otra alternativa que “confiar”: por eso el atropello no tiene paralelo. Son los que junto a los que no pueden ahorrar, “quedan” siempre a la zaga de cualquier “polÌtica nacional o de ajuste”, ll·mese de devaluaciÛn, inflacionaria, de salarios y jubilaciones, de gastos de salud y de educaciÛn, planes Trabajar, etc. Con el ejercicio pleno de la llamada democracia, Los Depositantes, organizadamente, tienen el derecho de hacer un juicio nacional al Gobierno, al BCRA y bancos en falta y reclamar la devoluciÛn de lo que pusieron, hacer un seguimiento a la investigaciÛn actual que hace Diputados sobre las maniobras bancarias y utlilizar la informaciÛn derivada de la misma. No obstante el “poder del abuso” que tiene el gobierno para impedir esa devoluciÛn y aunque de hecho lo est· haciendo con las medidas de pesificaciÛn y la inmediata suspensiÛn por 180 dÌas de tr·mites judiciales, Los Depositantes no deben olvidar el fallo de la Corte Suprema sobre la inconstitucionalidad de la confiscaciÛn, sea un golpe bajo o nÛ. SÛlo en cine podrÌa verse un juicio ˙nico de todos los ahorristas. Y en la realidad?

Comments Comments | Categories: Uncategorized | Autor: Manuel